27 de enero de 2017

Javier Genoud brindó su parecer con respecto a la transparencia de precios

 

 

El presidente de la Cámara de Comercio de Pergamino se refirió a la Resolución 51-E/2017 expedida por la Secretaría de Comercio días pasados. Esta exige diferenciar claramente el precio de contado del de cuotas y explicitar el costo financiero total. “Esta propuesta da claridad a una relación comercial”, aclaró Genoud.

DE LA REDACCION. Hace pocos días el Gobierno nacional oficializó la norma para que los comercios exhiban diferenciados el valor de los productos al contado y el financiado en cuotas con tarjeta de crédito. La iniciativa regirá desde el 1º de febrero atentos a la Resolución 51-E/2017 de la Secretaría de Comercio, que persigue una política de precios transparentes, exigiendo diferenciar claramente el precio de contado del de cuotas y explicitar el costo financiero total. 

En este sentido, se especifica que no podrá incluirse el costo de financiación en el precio en un solo pago, de manera tal de igualar el precio de contado con un plan de cuotas presentadas como sin interés. Asimismo, se aclara que se deberá considerar pago al contado: efectivo, débito, crédito en un pago y otros medios de pago electrónicos.

La medida busca evitar que los intereses de financiamiento se trasladen a quienes pagan al contado, transparentando así todos los costos involucrados en los pagos financiados para impulsar la competencia y evitar que los comercios eleven el precio de contado, destacando que se prevé sanciones por incumplimientos.

 

Estimular el consumo

Con el objetivo de entender de qué se trata esta nueva propuesta, LA OPINION mantuvo contacto con el presidente de la Cámara de Comercio, Industria y Servicios de Pergamino, Javier Genoud. 

De acuerdo con lo expuesto por el entrevistado, esta nueva regla en la economía tiene como objetivo estimular el consumo y lograr que los interesados tengan toda la información necesaria para tomar sus decisiones y los comerciantes compitan mejor, con promociones claras y genuinas, y pudiendo dar beneficios a quienes pagan al contado. “El financiamiento con tarjetas de créditos siempre apareja un costo que los comerciantes no muestran. Con esta normativa podrán ofrecer dos precios distintos: uno por pago contado y otro por abonar con tarjeta de crédito. En la práctica esta dinámica ya venía funcionando entre los referentes del sector ya que realizaban descuentos por pago al contado”, dijo Genoud y aclaró que “esta propuesta da claridad a una relación comercial”.

Sobre esta base, los consumidores podrán analizar, por ejemplo, si les conviene financiarse con la tarjeta de crédito o con un préstamo bancario. Cabe destacar que los planes Ahora 12 y Ahora 18 (que están subsidiados por el Estado) continuarán.

 

Costo financiero

Desde el Ministerio de Producción de la Nación, señalan que en Argentina la modalidad “sin interés” creó una distorsión que favorecía las compras financiadas, y que la incorporación del costo financiero en el precio, provocó que los valores de contado fuesen más altos. Aclaran, además, que pese a que el mecanismo de financiamiento se promociona como venta en cuotas “sin interés”, la operación tiene un costo financiero y una tasa de interés asociada. Es por ello que la estructura actual de financiamiento en cuotas, en la que el costo financiero está implícito en los precios de los productos, no permite discriminar el precio real del producto del costo del financiamiento. Quienes realizan compras en un solo pago (tanto en efectivo, como con débito o crédito) están pagando en parte por una financiación que no están utilizando.

En cuanto al procedimiento para la aplicación de los requerimientos especificados en la norma, se establece que la publicidad del costo financiero total deberá colocarse en una ubicación contigua al resto de las variables informadas. A partir de esta medida deberá indicarse precio de contado, cantidad y monto de cada una de las cuotas y el costo financiero total cuando los precios se exhiban financiados. 

“Esta iniciativa dejará en evidencia los verdaderos costos de la financiación y eso hará que los bancos tengan que ser más competitivos ya que con la información certera, será el consumidor quien elija lo que le conviene”, aclaró Genoud.

 

“Sin interés”

Quienes comercialicen productos o servicios no podrán efectuar diferencias de precio entre operaciones de contado o efectivo, con tarjeta de débito, con otros medios electrónicos de pago o con tarjeta de crédito en un solo pago. Asimismo, no podrán incluir en sus anuncios, publicidades o mensajes, bajo cualquier forma de difusión (oral o escrita, radial, televisiva o por Internet, entre otras) la frase “sin interés” (o cualquier alternativa similar), cuando el costo de la financiación del producto o servicio se traslade al precio de venta al consumidor.

 

Beneficios para las partes

 

Respecto a cómo impactará en lo comercial, Javier Genoud aseguró que “esta propuesta beneficiará tanto al comerciante como al consumidor ya que viene a dotar de transparencia una relación comercial. El no contar con información precisa al momento de hacer una operación, se prestaba a confusión e incluso se generaban abusos de algunas partes. Ahora con la información certera, el consumidor podrá optimizar su compra eligiendo lo que puede comprar de acuerdo a las posibilidades de su bolsillo”.

 

La Confederación Argentina de la Mediana Empresa apoya  el  sinceramiento de precios

 

Un comunicado de la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (Came) expresó su respaldo al sistema de “transparencia de precios” lanzado por el Gobierno al que calificó como “una excelente noticia para las Pymes porque tiende a combatir la competencia desleal de las grandes cadenas que, con mega anuncios en los medios de comunicación, engañan a los consumidores y les quitan ventas a los empresarios Pyme.

“Desde hace años, las Pymes venimos advirtiendo cómo las grandes empresas de consumo promueven cuotas supuestamente sin interés, cuando en realidad el precio está inflado y contiene intereses usurarios por el costo de la financiación.

 

“Ese engaño, del cual los consumidores son víctimas, genera un desplazamiento del consumo hacia esos comercios perjudicando a las pequeñas y medianas empresas y, además, conlleva a un impulso artificial de la inflación. Además con el sinceramiento de precios y la obligación de separar el precio al contado del precio en cuotas, no solo se beneficiarán las Pymes sino toda la economía, porque mejorará la calidad del consumo de las familias, hará más objetivo el proceso de formación de precios, y permitirá seguramente un aumento genuino en la demanda”.

Deja un comentario