03 de febrero de 2017

No sos Bou, soy yo

Boca no supo mantener la ventaja que había sacado con el gol de Bou y lo perdió en los penales, donde erró Vergini, el mismo que le abrió las puertas del empate a Chivas al haberle dejado un rechazo corto a Pulido. A pesar de haber hecho un buen partido, el equipo de Guillermo se vuelve con las manos vacías.

Va a ser largo el vuelo de regreso. Largo y duradero, con mucho tiempo para analizar una y otra vez cómo fue que a Boca se le escapó este partido. Es cierto que era un amistoso, pero era uno que tenía adentro del bolsillo. El conjunto de Guillermo había hecho un notable primer tiempo, llegándole a Chivas por donde quiso, quizá con algunas falencias en los últimos metros, pero con la salvedad de haber sido absolutamente superior al otro equipo. No fue tan así el complemento, aunque igual logró ponerse en ventaja. Estaba todo dado para lo que lo cerrara, hasta que Vergini se equivocó y… adiós al premio.

En donde volvió a fallar Boca fue en la definición. Antes de que Bou la metiera, Centurión, Pavón, Pablo Pérez e incluso Silva tuvieron la posibilidad de inflar la red y ninguno lo consiguió. En algunos casos la pelota fue a parar afuera, cerca, pero afuera al fin; en otros, como en el mano a mano de Pavón, el remate fue un teledirigido a las manos del arquero, que, si bien fue una de las figuras del partido, pocas veces tuvo que esforzarse. Tal vez la que más lo complicó haya sido la del derechazo cruzado de Centurión, ya dueño absoluto de la 10 de Boca.

Deja un comentario