17 de enero de 2017

Zonas anegadas, mucha preocupación y necesidad de obras urgentes dejaron las fuertes lluvias dominicales

Las intensas precipitaciones que se registraron en nuestra ciudad reavivaron el temor en la población, especialmente de quienes residen en las inmediaciones del Arroyo. El alerta que regía para la zona se cumplió, provocando que muchas familias tuvieran que dejar sus casas porque fueron alcanzadas por el agua. Otros lo hicieron preventivamente. Todavía fresca en la memoria de todos la zozobra vivida en diciembre, esta vez se activaron con premura los dispositivos de comunicación y alerta  desde el Municipio.

DE LA REDACCION. Las malas condiciones climáticas nuevamente pusieron en alerta a los pergaminenses. Todavía las familias afectadas no logran recuperarse del fenómeno de diciembre y otra vez las intensas lluvias caídas en la jornada del domingo hicieron que algunos sectores se anegaran. Vecinos de los barrios Jorge Newbery, José Hernández y Güemes debieron ser evacuados mientras que en otros sectores aledaños al Arroyo, por iniciativa propia y a modo preventivo, muchos dejaron sus hogares. 

“Estuvimos levantados toda la noche, la verdad es que creíamos que se desbordaba de nuevo”, le contó al Diario un vecino con domicilio en calle 9 de Julio al 1600. “No vino nadie por acá, sabíamos que se repartía arena en los barrios pero lamentablemente no nos trajeron nada”, agregó una de las señoras que se acercó al cronista pasadas las 10:00 de ayer cuando el escurrimiento era bueno en el tramo comprendido por los puentes de avenida Colón y calle Merced. 

Cabe señalar que en esta misma página se advirtió días pasados que muchos vecinos estaban descartando las bolsas de arena recibidas en diciembre como basura, una actitud que –tal vez por desconocimiento- es errónea: las bolsas de arena hay que conservarlas en el hogar, como quien tiene en previsión una linterna o velas para eventuales cortes de luz. 

 

Voces oficiales

Ayer por la tarde el intendente recibió en nuestra ciudad al vicegobernador de la Provincia, Daniel Salvador. Finalizado el encuentro, habló escuetamente con la prensa:

“Debido a la continua lluvia caída sobre nuestro Partido, todas las áreas municipales se encuentran trabajando en estado de emergencia hasta tanto podamos terminar con el alerta que dispusimos”, le explicó a LA OPINION el intendente Javier Martínez pasadas las 18:30 de ayer

Desde el Servicio Meteorológico Nacional se venía advirtiendo que el domingo, en esta zona de la provincia de Buenos Aires, las precipitaciones serían abundantes y durante la madrugada dominical comenzó a llover; con el paso de las horas la caída del agua se hizo más intensa observándose calles anegadas minutos antes del mediodía. Durante todo el temporal se registraron alrededor de 120 milímetros caídos.

“Estábamos en contacto permanentemente porque teníamos entendido que las lluvias iban a ser fuertes”, explicó Ricardo Bari, titular de Defensa Civil, ante la consulta realizada por este medio

“Iniciamos los recorridos por las zonas donde habitualmente se junta mayor cantidad de agua y comprobamos que la salida al Arroyo era normal, no obstante nos detuvimos en las compuertas y junto al Comité de Crisis, encabezado siempre por el intendente Javier Martínez, planificamos las acciones a seguir dado que no paraba de llover”, agregegó.

 

Ayuda a los evacuados

El temor de volver a vivir lo que sucedió luego de Navidad estaba en la gente; el viento y la lluvia continuaron siendo intensos en Pergamino durante la tarde y la prevención se hizo más visible con el comienzo de los traslados a los centros de evacuados que se habilitaron para la ocasión. “No solo teníamos las precipitaciones en la ciudad sino que recibíamos reportes de las localidades rurales y la situación era complicada en Manuel Ocampo, al igual que en los pueblos paralelos a la ruta nacional Nº 188”, resaltó Bari en un tramo de la nota.  

Con la lección recientemente aprendida, la asistencia en esta oportunidad llegó más rápidamente, con los alertas a través de medios y redes sociales, el anuncio de la participación de la sirena de Bomberos ante la inminencia de un desborde, el reparto de arena y la apertura de los centros para las personas evacuadas se hizo correctamente para contenerlas; se habilitaron a tal fin la Casa del Niño de Manuel Ocampo, el Centro de Desarrollo Comunitario (CDC) “Villa Alicia” y el Complejo Pioneer, que al cierre de esta edición era el único espacio donde había personas que esperaban regresar a sus domicilios.

“Cabe destacar, que en el Centro José Hernández hubo una guardia permanente desde el domingo por la noche y en caso de evacuación de habitantes del barrio, el destino fue Pioneer”, resaltaron en el Municipio. 

“La Secretaría de Desarrollo Social estuvo con todas sus actividades en forma normal en los barrios concretando los programas para jóvenes y además la asistencia constante en el Centro de Día para Adultos Mayores recientemente inaugurado”, agregaron sobre el operativo.

 

Cuidado en el tránsito

Si bien a pesar del anegamiento, en algunos casos era posible la circulación de vehículos, “por medidas preventivas y de acuerdo al agua que corría por algunas de las arterias cercanas al Arroyo, se determinó la interrupción del tránsito porque cuando los rodados pasaban provocaban problemas”, resaltaron en Inspección General. 

Ayer Intendente Biscayart se cortó a la altura de 25 de Mayo, Larrea, Doctor Alem, Moreno y 3 de Febrero. “Se cortaron con las calles con nuestras patrullas urbanas y pusimos unas cintas para que nadie se acerque, todo es materia preventiva”, añadieron.   “Tanto las rutas como los accesos a los pueblos se encontraron con calzadas húmedas, resbaladizas y banquinas inestables por la presencia de lluvias que fueron de variada intensidad durante gran parte de la mañana. Dichos factores constituyeron un riesgo para la normal circulación, por lo que se debieron extremar todas las medidas de precaución al transitar”, describieron por sobre lo acontecido tras las precipitaciones. 

Finalmente, dando cuenta de lo actuado, la Subsecretaría de Inspección General informó: “Durante todo el día dispusimos que las patrullas transiten los barrios ubicados en las inmediaciones de las rutas y en ese contexto es que se observaron los móviles en los puentes, aunque cabe destacar que no se registraron inconvenientes de ningún tipo en estos puntos”. 

Sin desbordes ni piquetes, todos los puentes estuvieron siempre habilitados para el paso de los vehículos. Por lo que, según explicó Guillermo Illia, “a partir del domingo el personal afectado habitualmente al tránsito pudo disponerse al servicio de los afectados”, particularmente a la “distribución de bolsas de arena que se habían armado en el Corralón”.  

 

Lo que sigue

Nuevamente, muchas familias pergaminenses se verán retornando a sus hogares, severamente dañados por el agua. Para ellos, el Municipio advierte:“Los niños, adultos mayores y personas con alguna discapacidad deberán permanecer al resguardo hasta que sus hogares estén en condiciones de ser habitados; asimismo antes de ingresar a las viviendas hay que verificar que las estructuras estén en condiciones para evitar que existan problemas”. No obstante, entre la angustia y el temor a los robos, muchos regresaron sin más recaudos, lo antes que pudieron y prácticamente ayer por la tarde no quedaban evacuados.   

Deja un comentario