25 de enero de 2017

Goles a patadas

El clásico entre Boca y San Lorenzo tuvo emociones y excesiva violencia. Gago puso el 1 a 0 del Xeneize por un penal mal cobrado, igualó Blandi de cabeza, el pibe Merlini puso en ventaja al Ciclón e igualó Bou con un zurdazo. Hubo siete amonestados por pierna fuerte y sobre el final Vergini fue expulsado por revolear a Mussis.

Se dieron demasiado. Nada de amistoso. La primera patada se la metió Ortigoza a Sebastián Pérez en el arranque. Fue la típica amarilla que al final del partido es roja. Pocos minutos después Vigliano se equivocó mal al cobrar penal por un toquecito mínimo en el que se repitieron los protagonistas de infractor y receptor del foul (Gago facturó).

Luego continuaron las patadas: Mussis y Montoya en el Ciclón, Benedetto en Boca, sólo en el primer tiempo.No había necesidad de pegar tanto. Desde las tribunas se sentía esa calentura entre los jugadores que le daba al partido una intensidad y tensión no habituales en los clásicos veraniegos.

Boca venía bien, dominaba y se perdía goles. El Mellizo sólo tenía para quejarse por la falta de contundencia porque tanto el funcionamiento como el desarrollo del juego le mostraban un equipo compacto y seguro. Hasta que a Blandi le dieron un metro en la última línea y empató de cabeza. Claro error de los defensores en no anticipar. Resultó clave porque el Ciclón evolucionó en actitud y posesión de la pelota tras la igualdad.

El Melli arriesgo en el arranque del segundo tiempo con la apuesta que se le reclamaba: Bou y Benedetto juntos. Afuera Jara (lesionado). Aunque la ausencia del lateral se pagó caro: Zuqui no cubrió a tiempo. Desde entonces, se jugó con ambición y algunas buenas elaboraciones de ambos lados. La sensación era que esa postura podía traducirse en un gol para cualquiera: facturó Bou con un zurdazo que sacó sorpresivamente de larga distancia, para potenciar su muy buen momento.

Continuaron los golpes (Pablo Pérez se sumó a su colección de amarillas) y Cerutti falló una muy clara que fue como una devolución de gentilezas por la que había desperdiciado Solís en el primer tiempo.

Ni Guillermo ni Aguirre pueden quejarse porque ambas prestaciones resultaron valorables. Para Boca porque el primer tiempo lo mostró varios minutos en hegemonía y con un Gago valioso más allá del gol (preciso y entendedor del juego); para San Lorenzo por su capacidad de reacción tras el mal arranque y porque se sostiene la capacidad creativa. Obvio, para el técnico uruguayo la lesión de Belluschi resultó un bajón: jugador clave que estaba siendo observado por Bauza.

Vigliano terminó su reparto con siete amarillas y la expulsión de Vergini (fuera del Superclásico del sábado) sobre el final por revolear a Belluschi. Un arrebato del ex Newell’s que no se entendió.

Formaciones

Boca: Werner; Leo Jara (ST Bou), Vergini, Magallán, Fabra; Gago (ST 12′ Pablo Pérez), Wilmar Barrios, Sebastián Pérez; Zuqui (ST 40′ Tobio), Benedetto (ST 17′ Carrizo) y Solís.

San Lorenzo: Torrico; Angeleri, Caruzzo, Senesi, Montoya; Mussis; Belluschi (PT 9′ Merlini), Ortigoza; Cerutti (ST 35′ Mercier), Blandi (ST 30′ Bergessio), Blanco (ST 26′ Avila).

Arbitro: Mauro Vigliano.

Goles: PT 9′ Gago, de penal (B); 36′ Blandi (SL).

Amonestados: Benedetto, Carrizo, Pablo Pérez (B); Ortigoza, Mussis, Montoya, Senesi (SL).

Expulsado: ST 45′ Vergini (B).

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.