26 de enero de 2017

Mordido…

Un River lleno de pibes pagó caro dos errores de la última línea y cayó 3-1 contra Aldosivi por la Copa Ciudad de Mar del Plata. El sábado, con titulares, se medirá contra Boca.

Contrariado de entrada con el amistoso frente a Aldosivi, Gallardo fue a Mar del Plata con un equipo plagado de pibes, reforzado con un par de mayores, y dejó a los titulares entrenando en Buenos Aires. Pero a la hora de buscarle explicación a la derrota 3-1 en el Minella, el Muñeco no podrá fijarse en la edad de los intérpretes sino en que el Millo anduvo torcido y, dos de los goles recibidos, llegaron luego de dos errores graves de la última línea. Cositas de algunos juveniles, lo mejor que pudo ver el técnico.

Gallardo probó varias cosas. Una de ellas fue poner al chico Montiel, zaguero natural, como lateral por derecha y el juvenil no sólo respondió bien en la primera mitad, sino que puso el 1-0 después de un tiro libre de Mora. Sin embargo, River no terminó de encontrarse en la cancha, más allá de los lujos de Moya y las buenas intenciones del debutante Franco en la delantera. De hecho, Bologna lo salvó dos veces antes de que se vayan al vestuario.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.